¿Cómo funciona la tercerización laboral? Ventajas y ejemplos

Estas son las figuras usadas en Colombia para la subcontratación de personal, tanto para la producción de productos y servicios como de mano de obra.

Tal vez te hayas preguntado ¿qué es la tercerización laboral? y ¿cuál es la diferencia entre intermediación laboral y tercerización?

Ambos conceptos, aunque parecidos, tienen un significado diferente en la práctica laboral, en función de su alcance.  

Así mismo, la OIT diferencia la existencia de dos tipos de subcontratación: la relacionada con la producción de bienes o la prestación de servicios, y la referente a la mano de obra del personal que se contrata. 

La tercerización laboral en Colombia o outsourcing es una figura a través de la cual una compañía recurre a proveedores externos de mano de obra, sin tener que contratarlos de manera directa, pero bajo el cumplimiento de las normas laborales vigentes.

Un ejemplo de tercerización es cuando una compañía especializada se enfoca en lo que mejor sabe hacer y subcontrata otros servicios con terceros que, a su vez, son expertos en el área subcontratada, por ejemplo logística y entrega de paquetes, en vez de tener su propia flota o automóviles. Eso conlleva a una mayor eficiencia y productividad de ambas empresas.

Te puede interesar: ¿Cuándo conviene contratar outsourcing de Recursos Humanos?

La intermediación laboral, por su parte, se define como “el envío de trabajadores en misión para colaborar temporalmente a compañías o instituciones en el desarrollo de sus actividades”. Esta solo puede ser ejecutada por empresas de servicios temporales. 

Ahora que ya conoces la diferencia entre ambas prácticas, te invitamos a descubrir cómo funciona la tercerización laboral en Colombia, cómo está regulada, y qué aspectos debes tener en cuenta para incluir esta figura en tu empresa.

¿Qué leyes que protegen la tercerización laboral?

La tercerización laboral en Colombia es válida siempre y cuando se contrate un servicio autónomo e independiente, mientras que la intermediación laboral por parte de entidades no autorizadas para ello, está prohibida.  

Y es que el Ministerio de Trabajo es el encargado de autorizar a las entidades que pueden dedicarse a la intermediación laboral, la cual debe ser una actividad exclusiva de las empresas de servicios temporales, las que están facultadas para suministrar personal a terceros contratantes, por máximo un año. 

Esta figura se reguló por el Decreto 583 de 2016, en el cual se definió que en Colombia no está prohibida la contratación de terceros para actividades misionales permanentes sino la contratación en condiciones que atenten contra los derechos constitucionales y legales de los colaboradores.

Tras la derogación de dicho decreto, se expidió la Resolución 2021 de 2018 que conservó algunos de los lineamientos iniciales, pero modificó otros.

Esta última resolución dejó claro que la tercerización laboral es legal y estableció los requisitos para ejecutarla. 

Nueva llamada a la acción

La contratación de terceros para la realización de tareas misionales en Colombia es legal pero deben contratarse con personas legalmente habilitadas para ello, es decir, las empresas de servicios temporales y no con las cooperativas de trabajo.

Además, se determinaron otros criterios para establecer si existen personas que no están contratadas de manera directa por la compañía mediante contrato de trabajo ni tampoco a través de una empresa de servicios temporales.

Te recomendamos: Cómo contratar una fuerza de ventas externa (paso a paso).

Tipos de contratos de tercerización

tercerizacion laboral en colombia

Existe una solución que puede ser más rentable, eficaz y segura para las empresas: contratar directamente los servicios personales de terceros.

Esto les permite controlar mejor sus gastos, reducir costos y cargas laborales, contratar independientes rápidamente con bajo riesgo y comunicarse directamente con ellos, sin intermediarios ni tercerización laboral.

En este caso también debes cumplir con obligaciones legales para evitar riesgos y sanciones, como la de verificar los pagos de seguridad social de los contratistas y realizar las deducciones de ley. 

Si te interesa saber cómo gestionarlos correctamente, ¡descubre Nexoz haciendo clic en el botón de abajo! 

Nueva llamada a la acción

Comparte en tus redes Compartir en facebook Compartir en facebook

Topics: Crecimiento empresarial

Asesoramos a tu empresa