2021 ene /12

Los 20 conflictos laborales más frecuentes y cómo resolverlos

conflictos laborales

Te contamos qué son los conflictos laborales, cuáles son los tipos de conflictos en una empresa, los ejemplos más comunes y algunas estrategias eficaces para resolverlos. ¡Sigue leyendo!

Si hay algo que todo líder de recursos humanos y directivo de una organización desea es contar con un ambiente laboral sano y agradable que permita que todo el personal pueda desarrollar su trabajo en las mejores condiciones. 

Ese objetivo, por lo general, se encuentra con una o varias piedras en el camino: los conflictos laborales, tanto entre colaboradores como entre jefes de áreas y directivos.

Un asunto que, aunque ocurre en todas las empresas —desde las grandes hasta las más pequeñas— debe contar con un plan para prevenir, manejar y solucionar los conflictos en el trabajo.

¡En este artículo te damos las bases para que lo logres! 

Comencemos por el principio. 

Lee también: 12 maneras de mejorar el ambiente laboral en una empresa 

Conflicto laboral - ¿Qué es?

Los conflictos empresariales o laborales son aquellos problemas que surgen al interior de una organización, entre dos o más personas que la integran; y que genera rivalidades, inconformismo, disputas y, en general, un ambiente de trabajo tenso que impide la consecución de objetivos. 

Las causas pueden ser tan diversas como lo son los equipos de trabajo; pero suelen darse por diferencias de opinión, personalidad, percepción o problemas de relación.

Ahora sí, pasemos a las causas de los conflictos laborales entre compañeros y otros miembros de una empresa con estos 20 ejemplos de las situaciones más comunes que se presentan dentro de un ambiente laboral. 

¿Ya conoces el outsourcing de Recursos Humanos? Lee aquí de qué se trata

20 ejemplos de los problemas laborales más comunes 

H2-banner-20-conflictos-laborales-mas-frecuentes-100

  1. Ausencia de trabajo en equipo: se refleja cuando es casi imposible desarrollar un proyecto en conjunto porque uno o varios miembros del equipo o del departamento no logran repartirse las funciones y trabajar en armonía.

  2. Mala comunicación: puede suceder entre los colaboradores o entre los jefes y sus subalternos; este conflicto evita que las tareas cotidianas de cada trabajador puedan desarrollarse bien, causando frustración, retrasos e insatisfacción.

  3. Colaboradores con dificultad para relacionarse: Es fácil identificar cuando una persona genera constantemente rumores y malos entendidos, o hace bromas pesadas que incomodan a los demás.

  4. Líderes sin liderazgo: pasa cuando las personas que tienen un cargo de más jerarquía y lideran alguna área de la empresa no logran resultados positivos ni empatía con las personas a cargo; ya sea por una actitud autoritaria, déspota o desordenada.

  5. Relaciones amorosas: algunas empresas prefieren prohibir las relaciones sentimentales entre los colaboradores porque en algunos casos pueden generar conflictos internos que interfieren en la productividad de los implicados.

  6. Impuntualidad: cuando, una y otra vez, un trabajador llega tarde a su trabajo, incumple el horario de las reuniones o no hace sus entregas a tiempo, perjudica el flujo de trabajo y genera descontento con sus jefes y sus pares.

  7. Exceso de competitividad: ser competitivos no es malo, pero cuando todo en el trabajo se convierte en una carrera por el que “haga más” o “logre más”, puede generar rivalidades y envidias que dañen el ambiente.

  8. Exceso de trabajo: sucede cuando cualquier empleado siente que trabaja más de lo que debería o lo estipulado en su contrato. Genera desmotivación, disgusto y mala disposición en el día a día.

  9. Acoso laboral o mobbing: se da cuando un miembro de la empresa le genera a sus compañeros o subalternos sentimientos de inseguridad, miedo y desmotivación para afectar su desempeño y lograr que abandone el puesto de trabajo.

  10. Desigualdad de género: muchas mujeres se enfrentan en sus lugares de trabajo a condiciones de pago o asignación de roles que las ponen en desventaja frente a lo que hacen sus compañeros hombres que están en sus mismos cargos. 

  11. Racismo: cuando un trabajador se siente excluido, rechazado o incluso burlado por su color, raza o etnia. 

  12.  Favoritismo: se da entre jefes y subalternos y lo experimentan quienes sienten que su trabajo, sus logros y su esfuerzo son menos remunerados o reconocidos que el de otros compañeros. 

    Te puede interesar: ✓5 pasos para establecer una escala salarial en tu empresa✓ 

  13. Falta de colaboración: sucede cuando en un equipo de trabajo varios miembros sienten descontento por alguien que no hace bien su trabajo; no hace lo suficiente o no ayuda a los demás.

  14. Recortes abruptos de personal: puede generar sensación de incertidumbre, miedo e inseguridad en los trabajadores que conservaron su empleo, lo que puede aumentar la rotación de personal y las renuncias. 

  15. Escasez de recursos: se pueden generar conflictos entre los empleados al sentir que sus jefes no les brindan las herramientas de trabajo necesarias para cumplir con sus funciones o que deben “trabajar con las uñas” para lograrlo. 

  16. Incompatibilidad con la cultura empresarial: les sucede a los colaboradores que, aun siendo parte de una organización, no se sienten identificados con sus objetivos, sus valores y sus formas de hacer las cosas. 

  17. Roles confusos o inapropiados: es el caso de los trabajadores que no tienen claro cuáles son sus funciones ni cómo están aportando al crecimiento de la empresa; o cuando se vuelve regular la asignación de tareas que no están pactadas en el contrato ni tienen que ver con sus cargos. 

  18. Insatisfacción por falta de reconocimiento: algunos empleados deciden abandonar su trabajo e irse para la competencia porque sienten que sus jefes no les reconocen de ninguna manera su esfuerzo y sus logros. 

  19. Desmotivación por la remuneración: al igual que el anterior punto, es común que los trabajadores se sientan insatisfechos y mal remunerados por no contar con un plan de beneficios que mejore su calidad de vida.

  20. Falta de tiempo libre: la escasez de vacaciones, las jornadas de trabajo continuas y el poco tiempo para la vida personal se puede convertir en un conflicto tan difícil de sobrellevar que puede resultar en renuncias y pérdida de grandes talentos.


¡El tiempo en familia hace a los empleados más productivos! En
esta infografía te lo explicamos. Descárgala gratis.

¿Cómo resolver conflictos laborales?

H2-como-resolver-conflictos-laborales-100

Primero, para identificarlos y tomarlos con calma e inteligencia, debes tener presente estas tres características que siempre rodean a los problemas laboralesiconos-como-resolver-conflictos-laborales-100Ahora, este paso a paso de soluciones de conflictos laborales le puede ser útil a cualquier líder de recursos humanos que esté enfrentando algunos:

10 pasos para soluciones de conflictos laborales

H3-soluciones-100

  1. Identificar el conflicto: una vez te des cuenta de que existe, analízalo con detalle, averigua cuáles fueron las causas y quiénes son los implicados.

  2. Recoger todos los puntos de vista: pregúntale a los implicados por qué surgió el problema y ten en cuenta la versión de cada parte.
  3. Valorar la situación: sin ánimo de hacer juicios o ponerse a favor de alguien, analiza el conflicto y todo su contexto.

  4. Establecer objetivos: aquí es donde dejas de centrarte en el problema y miras hacia adelante, pregúntate qué necesita suceder para seguir avanzando.

  5. Generar un espacio propicio: reúne a los implicados en el conflicto y proporciona un diálogo natural y tranquilo para hablar de la disputa sin prevención y con sinceridad.

  6. Proponer un objetivo en común: aunque las partes no coincidan busca un objetivo, personal o laboral, en el que todos puedan coincidir. 

  7. Asumir responsabilidades: cuando las partes estén más relajadas y hayan podido encontrar algo en común, invítalas a que cada una reconozca cuáles fueron sus fallas.

  8. Buscar soluciones: por último, haz que ellos mismos propongan las soluciones y asegúrate de que sean equilibradas y beneficiosas para todos.

  9. Ejecutarlas: para que de verdad se solucione el conflicto, los objetivos y acciones que permitirán lograrlo deben quedar plasmadas y asignadas.

  10. Hacer seguimiento del resultado: no olvides seguir observando la situación de cerca y evaluar el cumplimiento de las soluciones planteadas.

Recuerda que, en cualquier caso, es clave que tu organización tenga una comunicación interna efectiva que le permita a cualquier miembro expresar sus dificultades y malestares; y profesionales encargados de gestionar y mediar estas situaciones.

Nueva llamada a la acción