Empleados felices: cómo superar los desafíos para lograrlo

Trabajadores satisfechos

Cada vez son más las empresas que se han dedicado a construir equipos de empleados felices, invirtiendo día a día en el bienestar laboral. Muchas son las compañías que han incorporado dentro de su filosofía estrategias para mejorar el compromiso, el trabajo en equipo y la empatía entre sus empleados, lo que al final del día equivale a un personal satisfecho y motivado.

El hecho de contar con personas optimistas y con buena actitud hace que los niveles de productividad y desempeño de tu empresa sean cada vez mejores. Recuerda que la baja moral de tus colaboradores creará una problemática mayor, al afectar no solo el flujo de trabajo y el desarrollo profesional, sino también la rentabilidad y los ingresos.

Según un estudio publicado por el Opener Institute de Oxford, los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, tienen un 65% más de energía y su vinculación a la empresa es mayor.

Retos que afrontar

La felicidad laboral no depende únicamente de un aspecto; se basa en diferentes actividades, modelos de trabajo y estructuras organizacionales, que hacen que la capacidad para retener el capital humano y atraer nuevos talentos sea un desafío diario.

A esto se suma el problema de afrontar el ausentismo, la alta rotación de personal y los bajos niveles de compromiso y entrega.

Entonces ¿qué medidas se pueden tomar para solucionar estas dificultades? Para empezar, debemos tener claro que es necesario emprender un Programa de Beneficios en el que se busque hacer felices a los empleados. Este no tiene que ser costoso ni complejo, debe partir de las realidades y dificultades que necesiten una solución inmediata.

En el caso de Sodexo, somos un aliado para las empresas al momento de proporcionarle a sus trabajadores bonos de alimentación y tarjetas canjeables en centros médicos, salas de belleza, útiles escolares, entre otros beneficios; los cuales buscan suplir las necesidades y momentos de vida de cada uno de sus empleados.

Lo importante será que el modelo que se decida usar, esté pensado para impactar y mejorar la situación de trabajo de cada miembro, motivando así las experiencias de trabajo de todo el personal.

“Un trabajador feliz es amable, sabe trabajar en equipo y antepone los intereses de los demás compañeros a los suyos” - Rafael Peiró, gerente de la Consultora Créetelo.  

La unión hace la fuerza

Estar satisfecho en el lugar donde se trabaja, permite que los esfuerzos de cada uno de los empleados ayuden a cumplir las metas que se tienen.

Si quieres tener empleados felices, debes indagar y escuchar constantemente las necesidades de tus empleados; no hacerlo sería igual a contar con un ambiente de trabajo en el que nadie estará dispuesto a dar lo mejor de sí mismo.

Este no es el escenario ideal para que tus colaboradores deseen y disfruten ir a tu empresa cada día.

A continuación conocerás cuáles son los tres principales retos que tendrás que afrontar al momento de implementar tu programa:

1. Tu estructura organizacional no es amigable

Una de las principales causas por la que es imposible que los trabajadores se sientan felices en sus puestos, es la imposición de un estilo directivo en donde la presión excesiva o la sobreprotección frente a las responsabilidades que cada uno tiene, evita que se puedan sentir realizados un 100%, afectando directamente su ánimo.

Reorganiza las jerarquías y dé paso a las estructuras horizontales, donde el jefe se convierte en un miembro más del equipo. Así todos estarán en igualdad de condiciones y sentirán la confianza para opinar, aconsejar y sugerir mejores formas de realizar el trabajo. Esto permitirá ver a cada parte del equipo como un compañero y no como una figura autoritaria, inaccesible.

Realiza actividades en las que se mejore la interacción de todo el equipo, se desarrollen proyectos en conjunto y se impongan nuevos retos, así se podrá tener una estructura de trabajo lo suficientemente colaborativa.

¡El líder busca colaboradores, no a gente a quien mandar!

2. Tus empleados no pueden crecer

La felicidad laboral no se lleva muy bien con el hecho de ocupar el mismo puesto por años; esto no es motivante ni destacable. Hoy en día las personas están buscando progresar en sus ámbitos profesionales. 

Está en ti retener el talento humano dándole todas las oportunidades para que puedan evolucionar dentro de la compañía.

Un trabajador contento y motivado se traduce en mejoras en su productividad, y por lo tanto en mayores beneficios para la empresa.

¡Un empleado competitivo vale más que una fuerza de trabajo desmotivada!

3. Las horas laborales son muy extensas

Estar más horas en el trabajo no significa que existe más o mejor producción y, definitivamente, no ayuda a tener empleados felices. La visión de desgastarse con arduas jornadas laborales es cosa del pasado. Ahora lo ideal será pasar a los horarios flexibles, en donde se equilibre la vida personal y familiar con la laboral; y se evalúe por resultados y no por tiempo dentro de una oficina.

Esto hará que se reduzca el absentismo laboral, mejorando la cultura y satisfacción, así se tendrán resultados positivos en la calidad de vida de sus colaboradores y en su clima laboral.

Conciliar las expectativas y motivaciones de los empleados hará que se cumplan los objetivos de las empresas.

Invertir en políticas de bienestar para tus trabajadores, generando espacios y mecanismos que brinden altos niveles en la calidad de vida y en el logro de la felicidad, serán la fuente para hacer que la productividad, el compromiso y la competitividad, sean una constante en tu empresa.

La clave está en encontrar un balance entre la vida laboral y personal de todo tu equipo, así asegurarás que tu empresa sea un gran lugar para trabajar.
Comparte en tus redes Compartir en facebook Compartir en facebook

Topics: Talento humano

Asesoramos a tu empresa