Bonificaciones laborales no constitutivas de salario: la clave del ahorro

¿Qué son las bonificaciones laborales no constitutivas de salario? ¿Por qué y cómo ayudan a reducir costos laborales? ¡Descúbrelo!

Las bonificaciones no constitutivas de salario, ya sea en forma de regalos, bonos, tarjetas o dinero en efectivo, son un método atractivo para nutrir tu estrategia de retención y motivación. 

Hay distintas formas de implementarlos dependiendo del presupuesto, objetivo y el grupo de empleados. Pero, en cualquier caso, hay una ventaja para todos los casos: el ahorro que puedes percibir en los costos de nómina.

Partamos de una realidad en Colombia: contratar empleados es un gasto alto para las compañías.

 

Cuando se contrata bajo un salario mínimo, ese no es el valor real que paga el empleador; debe sumarse el factor prestacional que aumenta entre un 45 % y 55 % el costo final”.

Juan David Barbosa, Gerente general de Fisapay.

Ese factor prestacional corresponde a los aportes, prestaciones obligatorias, seguridad social, subsidios y demás figuras a las que tienen derecho los trabajadores, según el Código Sustantivo del Trabajo.

Por ello, cuando de ofrecer bonificaciones se trata, es esencial que conozcas las claves para no aumentar los (ya altos) costos de nómina.

Lee también: Bonos para empleados: ¿por qué ofrecerlos en tu empresa?  

Tres claves para entregar bonificaciones laborales en tu empresa

El Código Sustantivo del Trabajo es claro al especificar la naturaleza de los pagos que pueden (y los que no, también) ser considerados salario ante la ley colombiana. 

Por lo tanto, si estás construyendo tu programa de beneficios laborales, o deseas hacerlo, te recomendamos tener en cuenta estos tres aspectos claves:

1. Bonificaciones ocasionales o excepcionales

bonificaciones-ocasionales-100El objetivo de revisar el Código Sustantivo del Trabajo, en términos sencillos, es encontrar la forma de motivar a tus colaboradores sin aumentar los costos laborales.

La entrega de bonificaciones ocasionales es una de esas formas. Veamos por qué:

 

Constituye salario todo lo que recibe el trabajador en dinero o en especie como contraprestación directa del servicio (...) como primas, sobresueldos, bonificaciones habituales, valor del trabajo suplementario (entre otros)”.

Art. 127 del Código Sustantivo del Trabajo

Esto quiere decir que si entregas las bonificaciones (ya sean tarjetas o bonos) sin una periodicidad establecida no se considerará salario y no aumentarán las cargas laborales.  

Así, podrás nutrir programas de reconocimiento y retención entregando bonos laborales en diferentes periodos del año, aprovechando fechas emotivas como navidad, cumpleaños, entre otros.

Nueva llamada a la acción

Bonificaciones habituales pactadas como no salariales con antelación

bonificaciones-habituales-100

Entonces, ¿las bonificaciones habituales constituyen salario en todos los casos? 

No necesariamente. Se puede realizar un acuerdo previo entre empleado y empleador para que las bonificaciones habituales y de entrega regular no sean consideradas salario.

Así lo dispone el Artículo 128 del Código, donde explica los tipos de pagos que no se consideran salario:

Ni los beneficios o auxilios habituales acordados convencional o contractualmente u otorgados en forma extralegal por el empleador, cuando las partes hayan dispuesto expresamente que no constituyen salario en dinero o en especie”.

Art. 128 del Código Sustantivo del Trabajo.

Conoce aquí todos los pagos que no constituyen salario en Colombia ✔ 

Es decir que, si deseas entregar bonificaciones todos los meses como parte de la remuneración, sin que esto aumente los costos de nómina, debes realizar un acuerdo con tus empleados. 

Recuerda que la comunicación clara es esencial para las estrategias de retención y para que no existan dudas ni malentendidos en el futuro. 

También vale la pena destacar la primera parte del artículo mencionado

“No constituyen salario las sumas que ocasionalmente y por mera liberalidad recibe el trabajador del empleador, como primas, bonificaciones o gratificaciones ocasionales”.

El concepto de mera liberalidad es importante: quiere decir que el empleador entrega las bonificaciones (bonos o tarjetas) por deseo propio, sin ningún tipo de obligación.

Recuerda: la única forma de acordar este tipo de pagos habituales es a través de un contrato laboral y un previo acuerdo entre ambas partes. 

Te recomendamos: ¿Por qué el dinero no es un incentivo efectivo? 

3. Bonificaciones laborales de alimento, vestimenta y transporte

bonificaciones-laborales-100El artículo 128 del CST, tan importante para definir que las bonificaciones y beneficios no sean considerados salario, tiene otra sección que vale la pena destacar:

No se considera salario lo que recibe (el trabajador) en dinero o en especie (...) para desempeñar a cabalidad sus funciones, como gastos de representación, medios de transporte, elementos de trabajo y otros semejantes”.

Art. 128 del Código Sustantivo del Trabajo.

En esta categoría pueden entrar los bonos y tarjetas de alimentos, vestimenta y transporte, siempre y cuando se garantice la correcta destinación del recurso entregado. 

¿Ya conoces las soluciones de compensación y beneficios laborales de Sodexo? Descúbrelas aquí.

Dado que la alimentación y la vestimenta no enriquecen al trabajador, en cambio son fundamentales para que pueda realizar sus tareas sin problemas, pueden no ser considerados salario.

Sobre el transporte, recuerde que existen dos figuras que no se consideran salario y satisfacen esa necesidad: 

  • El auxilio de transporte.
  • El auxilio de rodamiento.

Puedes usar bonos y tarjetas para facilitar la administración de entrega de esos auxilios, garantizar la disminución de costos laborales y la deducción de este tipo de gastos en las declaraciones de renta de tus colaboradores. 

Encuentra aquí todo lo que debes saber del subsidio de transporte (2021)

Bonificaciones que no constituyen salario: ahorro para tu empresa y bienestar para tu gente

Ahora que sabes cuál es el tratamiento de las bonificaciones laborales en Colombia ten en cuenta que el objetivo no puede ser únicamente darle un respiro a los costos de nómina de tu empresa.

Busca el equilibrio entre las necesidades, deseos y expectativas de tus colaboradores y las finanzas y posibilidades de tu organización.

Así conseguirás ahorrar dinero y disminuir gastos sin dejar de impulsar tus estrategias de retención y aumentar el bienestar y la calidad de vida de tu gente.

Nueva llamada a la acción
Comparte en tus redes Compartir en facebook Compartir en facebook

Topics: Talento humano

Asesoramos a tu empresa